Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 119

El papel que juega la seguridad privada ante un atentado yihadista

  • Lunes, Nov 23 2015
  • Escrito por 

Colaboración Seguridad Pública y Seguridad Privada

Desde hace a próximamente 10 meses el Ministerio del Interior está efectuando encuentros específicos con la Seguridad Privada en relación con posibles atentados yihadistas, la Policía y Guardia Civil se han reunido con los responsables de más de 200 empresas, en un principio Jefes de Seguridad de Empresas de Seguridad y Directores de Seguridad de empresas usuarias de la Seguridad privada; inicialmente se están centrando en compañías con presencia en países del Magreb o limítrofes y los objetivos son conocer cualquier dato que obtengan en esas zonas 'calientes', posteriormente se ha dado paso a más encuentros sobre asuntos específicos de los atentados yihadistas, algunas Policías Autonómicas también están efectuando una formación a la Seguridad Privada en temas de terrorismo islámico.

Los planes de colaboración de la Seguridad Pública con la Seguridad Privada son ya una asignatura aprobada por todos, Red Azul del C.N.P., Plan Coopera o Plan Plus Ultra de la G.C. son claros ejemplo de la madurez que el sector posee, ambos cuerpos mantienen constantes jornadas de trabajo y sesiones de colaboración, otros organismos o instituciones también han efectuado idénticas sesiones colaboración, la Liga de Futbol Profesional mantiene la Comisión de Seguridad de la Liga de Futbol donde están presentes todos los Directores de Seguridad de los Equipos de 1ª y 2ª División,  los operadores críticos también mantiene reunión con el Misterio del Interior y el propio C.N.P.I.C. mantiene en secreto estos operadores para no dar demasiadas pistas al enemigo, lo que reclama lo operadores oficiales es básicamente información, ampliar la plantilla de fuentes y el aumento de los cauces por las que lleguen datos de las zonas calientes.

Entres otros, el objetivo de estas jornadas es lograr la implicación en la lucha contra el terrorismo islamista y la búsqueda de la colaboración activa de la seguridad privada con la seguridad publica en el ámbito del terrorismo internacional, teniendo en cuenta que la seguridad privada está supeditada a la pública y además a tenor de la nueva ley de Seguridad Privada el personal de seguridad mantiene una protección jurídica análoga a la de los agentes de la autoridad frente a las agresiones o desobediencias de las que pueden ser objeto cuando desarrollen, debidamente identificados, las actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que en estos momentos como estamos cooperando especialmente con la F. y C. S. todo el personal de Seguridad Privada tendrá esta consideración.

Escenario Actual

El escenario  actual, es «demasiadas veces invisible», nos alertan las Fuerzas de Seguridad. No en vano, tras los atentados en París, el nivel de preocupación en Europa en general y en España en particular ha aumentado. Las autoridades responsables de la seguridad del Estado están pensando elevar el nivel de alarma, un nivel que se encuentra por encima del que sería el umbral de la tranquilidad.

La colaboración es secuencial, los Directores de Seguridad, verdadera espina dorsal del colectivo de seguridad privada y responsable de las contrataciones de la Seguridad Privadas en sus organizaciones, los Jefes de Seguridad, responsables de las empresas de seguridad; y desde ellos, los escoltas, vigilantes, vigilantes de explosivos y personal de guarderío rural, realizan las tareas legalmente habilitadas por la Normativa de Seguridad Privada.

El Ministerio del Interior es de las instituciones que se nutren de agentes de seguridad privada y así mismo de los llamados “directores de seguridad”, que cumplen una función muy importante. Estos directores, formados todos ellos en el sector privado, son los encargados de coordinar las labores de los diferentes agentes en materia de seguridad y ascienden nada menos que a once mil, una cifra nada desdeñable y, al parecer, su trabajo ha obtenido unos resultados excelentes. La última conquista de las empresas de vigilancia ha sido conseguir la gestión completa de la seguridad perimetral de los centros penitenciarios del estado, entre otros servicios.

Lo que es cierto es que la seguridad privada es un sector maduro y completamente profesionalizado, con presencia en todos los lugares y en todos los niveles de la vida del país y de sus ciudadanos, además hay que tener en cuenta la consideración de Sector Especifico que el art. 23 de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada considera, por una parte con regulación específica en materia de derecho de establecimiento, y por otra según lo dispuesto en la normativa sobre inversiones extranjeras, no pueden existir empresas de seguridad de propietarios que no estén comprobados por el Ministerio del Interior, ya que las empresas acometen servicios tanto públicos como privados, en centros de internamientos, aeropuertos, buques, hospitales, eventos, urbanizaciones, polígonos industriales, transportes, y sectores estratégicos definidos en la legislación de protección de infraestructuras críticas, las empresas de seguridad privada deberán contar, con carácter previo a su prestación.

Colectivo de 200.000 agentes de seguridad privada en activo

Es un sector que está en constante remodelación, con mas de 342.000 habilitaciones de agentes privados en el año 2014 y con cerca de 200.000 activas en la actualidad. Sin este colectivo sería ya difícil, más bien imposible, entender completamente la seguridad ciudadana; primero porque la seguridad privada ha copado la seguridad de instalaciones públicas en un porcentaje muy elevado y sigue en constante aumento y segundo porque servicios que antes efectuaba la seguridad pública ahora lo realiza la seguridad privada, como la seguridad en los centros penitenciarios, en edificios oficiales e incluso realizando funciones de defensa de barcos en aguas internacionales relevando al Ministerio de Defensa. Las empresas de seguridad privada han alcanzado niveles de eficacia elevados. 

Pero que hace la Seguridad Privada en defensa de atentados yihadistas.

Deberíamos comentar antes que nada como se logra un nivel de riesgo aceptable y con qué elementos se cuenta para acercarnos al riesgo 0, aun teniendo en cuenta que este no existe; debemos de unir los Medios Humanos, los Medios Técnicos y las Medidas Organizativas y con todo ello podríamos acercarnos a un riesgo tendente a 0.

Los Medios Técnicos son los equipos y sistemas electrónicos y físicos que se aplican a la seguridad, cámaras, blindajes, cristales antibalas, puertas, detectores, video sensores, etc., los medios humanos son los Vigilantes de Seguridad, Los Escoltas y el Guarderío Rural, las medias organizativas son el resultado del trabajo del Jefe y del Director de Seguridad realiza, con todo ello realizaríamos un Plan Integral de Seguridad.

Pues bien estos Planes Integrales de Seguridad tienen un apartado especifico sobre protección de atentados Yihadistas, Islamistas y Terrorismo en general, dentro de estos planes se plasman de forma certera las funciones, actividades y acciones de los medio humanos, el personal de Seguridad y de la medidas organizativas efectuadas también por el personal de seguridad, en estos planes se informa y se forma al personal sobre las tareas a realizar, estas son las siguientes:

·     La colaboración de todo el sector privado en actuaciones contra el terrorismo islamista en España dada su subordinación y complementariedad con la Seguridad Pública, estando presente en una innumerable lista de servicios, escenarios o lugares públicos.

·     La comprobación, considerando su preparación, su ubicación (en sedes estratégicas en muchos casos) y sus «ojos» pueden y deben ser claves también en la prevención de acciones terroristas.

·     Uso de los equipos de control de los sistemas tecnológicos aplicado a los servicios debe de trabajar también para dar respuesta a posibles colaboraciones, videograbaciones, fotografías, etc.

·     Facilitar la información que está en su poder a fin de esclareces cualquier situación.

El Estado necesita de los «ojos» privados del sector de la seguridad, tanto de sus agentes como de su tecnología. Existe un flujo importante de datos y que hay que tenerlos en cuenta. La consideración de la seguridad privada como una actividad con entidad propia, pero a la vez como parte integrante de la seguridad pública, es hoy un hecho innegable.

Las Funciones especificas de la Seguridad Privada

La existencia de la seguridad privada se configura como una medida de anticipación y prevención frente a posibles riesgos, peligros o delitos, definimos de esta manera la seguridad privada indicando; como el conjunto de actividades, servicios, funciones y medidas de seguridad adoptadas, de forma voluntaria u obligatoria, por personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, realizadas o prestados para hacer frente a actos deliberados o riesgos accidentales, con la finalidad de garantizar la seguridad de las personas, proteger su patrimonio y velar por el normal desarrollo de sus actividades y como medidas de seguridad privada: las disposiciones adoptadas para el cumplimiento de los fines de prevención o protección pretendidos.

Los riesgos existentes en España de atentados terroristas yihadistas hace que estemos en nivel 4, “Atentado Inminente”, los F. y C. S. mantienen una presión constante ante las células o comandos independientes o dependientes de Estado Islámico, ISIS o EI y Al Qaeda e incluso de los llamados “lobos solitarios”, todos son objeto de investigación y seguimiento.

La gran cantidad de detenciones que se vienen efectuado en los últimos tiempos en nuestras fronteras y el conocimiento antiterrorista de nuestros servicios de información Interior y Exterior demuestra que nuestra Seguridad  responden en tiempo y forma seguridad, estos éxitos policiales se han efectuado gracias y en gran medida con la colaboración de los miembros del colectivo de seguridad privada.

España lleva ya muchas décadas desarrollando labores preventivas en materia de terrorismo y hemos tenido durante más de +60 años que enfrentarnos con ETA y otros Organizaciones Terrorista internas, siendo de los primeros países en abordar estos problema hemos sabido salir adelante y mantener un equilibrio con el terrorismo, la seguridad privada en la medida que nos necesite la seguridad pública somos colaboradores necesarios.

Entre las funciones del personal de seguridad privada una de las más importantes es la vigilancia y protección de bienes y personas, de hecho de esta atribución emana prácticamente todas las demás, estando estas funciones enumeradas el la nueva Ley de Seguridad Privada; la formación, profesionalización, protocolización de servicios, planificación de proyectos y la gran experiencia del colectivo hacen que el enfrentarse a estos terroristas, dentro de nuestros servicios, sea una tarea más de las realizadas habitualmente.

La Seguridad Privada desde los atentados del 11-M, en 2004, han remitido informes, formación, notificaciones y entrenamiento específico desde el Gobierno y desde las propias empresas, así como los centros de formación de seguridad privada están capacitando en las especialidades al colectivo. En zonas como Cataluña, Ceuta y Melilla escenarios considerados más peligrosos por la extraordinaria efervescencia del salafismo, El salafismo es un movimiento sunnita que reivindica el retorno a los orígenes del islam, fundado en el Corán y la Sunna y el entendimiento de los Sahaba, en esas tres comunidades. Se ha colaborado muy activamente en la detención en algunos casos, en el control de los equipos de lugares privados de uso publico donde aparecen los sospechosos en otros y se ha pasado informes e información precisa en varios.

Por consiguiente la Seguridad Privada no solo protege sino que también efectúa labores de prevención, y es en estas tareas en la que podemos efectuar una formación más activa y específica de nuestros agentes de seguridad privada, a fin de ir conociendo los diferentes modus operandis de estas células o comandos terroristas, en los últimos atentados realizados en occidente en los últimos 15 años el tipo de atacante responsable del mismo está dividido en 4 tipos de autores:

Comando Terrorista Transnacional:Son los más peligrosos en términos de su capacidad operativa y por tanto magnitud del acto terrorista, tienen una alta preparación conjunta y cada uno de sus miembros están especializados con un alto oficio de terrorista. Además disponen de gran cantidad de medios materiales para la realización de los mismos. Se trasladan en formato de células terroristas de un país a otro para la realización de atentados. La Seguridad Privada poco puede hacer fuera de España, aunque tenemos operadores de empresas de seguridad trabajando fuera de nuestras fronteras.

Comando Terrorista Nacional - Regional: Son grupos terroristas que operan exclusivamente en una región o país, con una alta preparación y medios materiales. Suelen recibir formación y entrenamiento en países donde el terrorismo campa sus anchas. Como ejemplos actuales citaremos la Insurgencia Naxalita-maoista en la India. Ahora mismo en la Unión Europea no hay un grupo de estas características aunque si lo ha habido en el pasado reciente (España ETA y GRAPO, Alemania Baader-Meinhof, Irlanda el IRA, Brigadas Rojas en Italia, etc.). Estos grupos son los que la seguridad privada dentro de sus servicios puede detectar e informar, somos los ojos del estado.

Célula Terrorista:Menor preparación que los anteriores. Un ejemplo NO yihadista serían los Anarquistas en Grecia, son diferentes grupúsculos o células independientes (sin conexión con otras células) cada una con diferentes matices ideológicos, que realizan atentados, por lo general, con medios limitados. En el caso yihadista, son sujetos que compartiendo entorno se radicalizan en conjunto o células que se forman por la acción de un sujeto que se encargan de radicalizar a individuos en una labor de captación y adoctrinamiento. Estos grupos son los que la seguridad privada dentro de sus servicios y atribuciones puede detectar e informar, somos los ojos del estado.

Estos grupos por norma general tienen una preparación deficiente, que se reduce al uso de armas ligeras, habilidad adquirida en combate en zonas de conflicto. Por lo que la seguridad privada esta capacitada para hacerles frente, aunque algún miembro del colectivo debería de aumentar algo su formación en el tema del uso de las armas y el tiro.

Lobo solitario auto-sobrevenido.Son individuos que no han recibido instrucción alguna, pero que fruto del adoctrinamiento en mezquitas occidentales, a través de redes sociales y portales yihadistas, se convierte de la noche a la mañana en terroristas, algunos incluso hasta el momento de su radicalización, llevaban un modelo de vida plenamente occidental. Estos si cabe son más difíciles de detectar, pero aun así siguen la dinámica de preparación de los atentados de este tipo. Por ello en los servicios donde esta trabajando la seguridad privada hay que extremar la medidas de protección y prevención.

Los vigilantes de seguridad tienen un papel clave en la protección de las infraestructuras. La protección en muchas de estas instalaciones está en manos de empresas privadas y, por lo tanto, son sus agentes de seguridad privada los encargados de velar por la seguridad habitualmente. No es de extrañar, por lo tanto, que la Policía, que normalmente no está físicamente en estas infraestructuras, se apoye en quienes las conocen al dedillo, la unidades policiales no tienen más remedio que contar con la colaboración necesaria de los vigilantes de seguridad, que desempeñan su labor diariamente en esos lugares, saben dónde están los puntos débiles, las salidas de emergencia, etc. “Conocen mejor el terreno”.

Los agentes privados, por lo tanto, tienen perfectamente identificadas las cámaras que funcionan y las que no, los puntos oscuros a los que no llegan las grabaciones, las entradas y salidas, los lugares de mayor aglomeración, etc. Horas y horas sobre el terreno les permiten pensar cien veces mejor por dónde podrían entrar los ladrones si quisieran atracar o qué lugar sería el más idóneo para colocar un artefacto mortal. “Este es el trabajo”.

De ahí que los policías que estos días están pisando esos terrenos nuevos para ellos acudan a sus ‘compañeros’ de la seguridad privada para compartir información sensible, algo que por otra parte es muy frecuente entre ambas partes incluso a nivel institucional. No en vano, tanto la Policía como la Guardia Civil cuentan con sendos programas de comunicación interna que facilitan las herramientas necesarias para que los vigilantes puedan transmitir de forma casi instantánea información e incidencias a los responsables primeros de la seguridad pública.

 

Rafael de Castro Pino

Director de Seguridad/Jefe de Seguridad

Gerente de COS Formación

Gerente de ICS Seguridad

Visto 3233 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Publicado en ACTUALIDAD

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política